viernes, agosto 06, 2010

El plan salió rana

Supongo que hay que ser realmente inocente (o estúpidamente nostálgico) para esperar que, a estas alturas del negocio cinematográfico, pudiera llegarnos desde Hollywood una adaptación/remake/precuela de la serie más recordada de la televisión de los años 80, “El equipo A”, que resultase mínimamente decente. El inocente nostálgico, claro, soy yo.


Tampoco es que todo sea horrible en esta película: el casting está más o menos bien resuelto (Quinton “Rampage” Jackson no tiene absolutamente nada que hacer en comparación con el M.A. Baracus original, pero Sharlto Copley hace lo posible por sacar adelante un Murdock tan mal escrito que ni siquiera Dwight Schultz hubiese conseguido reflotar y Liam Neeson y Bradley Cooper cumplen sobradamente como los nuevos Hannibal Smith y Templeton “Fénix” Peck), el gasto en producción es elevado e incluso alguno de los momentos humorísticos consigue que esbocemos una tímida sonrisa de divertida vergüenza ajena. Con los mismos mimbres se podía haber logrado algo muy superior.



El problema estriba, básicamente, en los dos aspectos que, a la postre, determinan con mayor rotunidad el acierto o el fracaso de una cinta: guión y dirección. Así, por un lado, tenemos un libreto terriblemente plano y convencional en lo que respecta al retrato de personajes (no es que la serie original fuese un sesudo ejercicio de psicoanálisis, lo sé), pero inexplicablemente abigarrado a la hora de exponer un argumento que no debería dar demasiados quebraderos de cabeza: una unidad de operaciones especiales del ejército de EE.UU. destinada en Irak (no Vietnam, que de esa guerra ya no se acuerda nadie) es traicionada con motivo de la recuperación de unas planchas que permiten la falsificación de dólares americanos. Se les hace pasar por los malos, se les realiza un juicio militar y se les condena a prisión. Luego, por supuesto, escapan y buscan limpiar su nombre y recuperar su rango destapando la verdad detrás de una conspiración que involucra al ejército, a la CIA y a una organización de mercenarios claramente inspirada en el grupo Blackwater y que responde al originalísimo nombre de “Blackforest” (blanco y en botella: ¡leche!). En medio de tanto lío habrá tiempo, como no podía ser de otro modo, para que Fénix se reencuentre con su ex-novia Charisa, encarnada por Jessica Biel (muchacha que, salta a la vista en la imagen que a continuación adjunto, se ha hecho un hueco en el mundo del cine gracias, exclusivamente, a sus indudables virtudes interpretativas). Todo muy... convencional, digamos.



Pero, por alguna razón que no alcanzo a imaginar, el desarrollo de la trama resulta totalmente arrítmico y, peor aún, confuso por momentos. A veces uno se pierde un poco y no logra discernir quién ha dado qué orden a quién, en qué consiste tal o cuál traición ni, más importante, cómo esperaban los escritores de semejante despropósito que el espectador medianamente inteligente no detectase desde el primer momento dónde y cómo iban a producirse unos muy evidentes giros de guión.



Si no fuera suficiente con todo ello, el realizador Joe Carnahan (leo en Filmaffinity que ha sido también el responsable de “Narc” y “Ases calientes”, dos pelis que, ya seguro, no veré) lo embarulla todo aún más con una narrativa videoclipera alla Michael Bay fraguada a base de medio segundo por plano y que estropea totalmente el principal atractivo de esta clase de producciones: las escenas de acción.


Lo único que podría haber salvado de la quema a esta “El equipo A” hubiese sido una planificación inteligente de las coreografías y pirotecnias que decoran buena parte de su metraje. Jamás habría sido una gran película, pero podría haber funcionado como un pasatiempo infantilmente entretenido al más puro estilo “Wanted” o “Ninja assassin” (que son malas, sí, pero le alegran a uno una tarde de palomitas y coca-colas).

“El equipo A” representa esa clase de blockbuster sobrado de dólares y rácano en talento que, triunfando en taquilla, perpetuará una forma de entender el cine de acción que separa, cada vez más, el entretenimiento del arte.

Destruida totalmente mi inocencia y asesinadas (casi) todas mis expectativas en lo que respecta al cine de acción actual, ya sólo me resta hacer un llamamiento desesperado al más puro estilo Princesa Leia: “ayúdame, Christopher Nolan, eres mi única esperanza.”

5 comentarios:

Sergi dijo...

Yo creo que Obi Wan KeNolan ha cumplido su cometido... Qué montaje, qué banda sonora, qué climax...brrrr, tengo que volver a verla xD (en VO, no soporto la voz de Di Caprio).

Cuando veas la película, y te surja La duda, una posible respuesta: http://www.imdb.com/title/tt1375666/board/thread/167257951


Y a mí el Equipo A me resulto divertida, con todos sus defectos, que no son pocos. Esas escenas de acción completamente absurdas (menos la final, que es indigestible), hacen que la peli no se tome en serio, y ese tono le viene que ni pintado. La escena del tanque es impagable...

Kiko Nuñez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jero dijo...

Sergi: en cuanto a "Origen", mejor me remito a la reseña que estoy escribiendo y que, lo más tardar, estará colgada en el blog en un par de días. Pero vamos, que tienes toda la razón: Nolan no ha decepcionado (e incluso diría que, a mí personalmente, me ha dado más de lo que esperaba).

Sobre "El equipo A", pues... es cierto que no se podía afrontar más que como una comedia burra de acción y que, como tal, habrá quien la encuentre entretenida. A mí no deja de parecerme mala. No terrible (en plan "Ultravioleta", "Max Payne" o la nueva "Ultimatum a la tierra"), pero sí lo suficientemente chunga como para arrepentirme de los euros gastados en la entrada. Y eso que yo, en el fondo, tengo unas buenas tragaderas para esto del cine...

Nico dijo...

Jero a mi la verdad el Equipo A me gusto y por lo que veo a ti no.

Pero los actores creo que Mister T aun podria hacer de M.A. Luego, también querría decir que la escena del tanque mola un huevo de avión con varices tio.

Luego el plan final tal y como se explica a mi me dio al principio un poco de repelus porque crei que no lo iban a explicar todo pero bueno.

Al final el plan (para mi) salió renacuajo.

Jero dijo...

Nico: por supuesto, sobre gustos no hay nada escrito, y si a ti la peli te moló, mejor que mejor (el que se lo pierde soy yo). No sé si Mr. T aún daría el tipo como M.A. Lo que es seguro que es el actor que lo sustituye no le llega a la suela de los zapatos. Yo creo que hubiese molado más tener a un peso pesado (nunca mejor dicho) como Ving Rhames o Michael Clarke Duncan, con más kilos y, desde luego, mucho más carisma.

Lo del tanque no me desagrada (como fantasmada dobe-mortal con triple tirabuzón), pero el plan final me resultó flojito y, sobre todo, muy mal narrado.

Por cierto, ¿me lo parece a mí o tu nueva imagen de perfil es Light Yagami? ¡Eso sí que mola!